Indice del artículo
Breve Biografía
pag2
pag3
pag3
pag4
pag6
pag6
Todas las páginas

      La Grande Obra de Atocha se inauguró el 30 de Agosto de 1923. Fue reconocida oficialmente por el Ministerio de Educación como Institución Benéfico-docente el 29 de Diciembre del mismo año. 

entrada_salon   salon_capilla

      Su predilección por los pobres, su deseo de “dignificar a la mujer” y su Espiritualidad eminentemente EUCARÍSTICA Y MARIANA, son las señales indelebles de este “Soñador a lo divino”. Una de sus muchas Máximas dice: “A la Eucaristía por María y por María y la Eucaristía, a salvar las almas”. En otra dice: “Educar a la mujer, es educar hombres y levantar pueblos”. Y presidiendo el Salón-Capilla de su Grande Obra, dejó escrito: “Mientras haya en el Sagrario un Hambriento, y pobres hambrientos junto al Sagrario, no habrá tiempo en esta Obra para pensar, hablar, comentar o tratar otros intereses que no sean la Eucaristía y los pobres"

     Durante cuarenta y seis años desempeñó también el cargo de Magistral de la Real e Insigne Colegiata de Sta. María del Campo de La Coruña. 

      El Carismático catequista de multitudes, fue nombrado Moderador del Catecismo y Visitador de la Doctrina Cristiana para la Archidiócesis Compostelana, el 5 de abril de 1933.

 padre_c._catequistica   concentrcion_catequistica

      En 1939, el Grupo de Señoritas consagradas a la Obra, se constituyen en Comunidad, con vida de familia estable. El 19 de Marzo de 1951, el Cardenal Quiroga Palacios, firma el Decreto de Erección de Derecho Diocesano del Instituto Secular con el nombre “Hijas de la Natividad de María”.

      El CARISMA del Instituto es la vivencia de la INFANCIA ESPIRITUAL. Intensa Vida Mariana y Eucarística y Trato familiar con Jesús Eucaristía. Apostolado profundamente Misionero.